NUESTRAS PROPUESTAS

Como industria de alimentos hemos planteado, en diferentes ocasiones, distintas propuestas para trabajar en conjunto con las autoridades por una mejor alimentación. Las cinco principales medidas entregadas son:

LA LEY

¿Por qué esto
no tiene sellos?

EL REGLAMENTO

¡Chuta… todo esto
tiene sellos!

LA AUTORIDAD

Esto tiene la misma
cantidad de sellos

LOS SELLOS

Un ejemplo
del problema

LA DIETA

Tres
definiciones técnicas

LOS CEREALES

Problemas al establecer
un único disco pare

LA EXPLICACIÓN

Así debe ser
la rotulación

ALIMÉNTATE EN PORCIONES

¿QUÉ ES UNA PORCIÓN?

Es la cantidad recomendada para consumir de un alimento en una ocasión. Las porciones recomendadas tienen el aporte nutricional de cada producto y permiten saber cuánto se debe ingerir para mantener una dieta balanceada y variada. Al conocer las porciones recomendadas de los alimentos, es más fácil elegir el que mejor responde a las necesidades de cada persona, junto con ayudarte a reemplazar comidas sin alterar el equilibrio nutricional que tu cuerpo requiere.


¿DÓNDE ME INFORMO SOBRE LA PORCIÓN RECOMENDADA PARA UN ALIMENTO?

En el caso de los productos envasados, las porciones recomendadas se pueden encontrar en la tabla nutricional que viene al reverso de todos los alimentos. Ahí se especifica la cantidad recomendada para el consumo por ocasión y se informa la cantidad de cada nutriente que contiene el producto.

Fíjate en la medida casera que es más familiar: por ejemplo, media taza de cereales, una taza de leche, etc.


¿POR QUÉ DEBO ALIMENTARME EN PORCIONES?

Medir el consumo de alimentos por porciones te permite mantener una dieta balanceada, sin excesos de nutrientes.

Cuando se consume lo que uno quiere, sin medir las porciones, es probable que caigamos en excesos de ciertos nutrientes y que dejemos de consumir otros que resultan esenciales para un correcto funcionamiento de nuestro organismo.


¿CUÁNTO ME APORTA UNA PORCIÓN DE UN ALIMENTO?

La mejor forma de conocer el aporte nutricional de un alimento envasado es a través de la Guía Diaria de Alimentación (GDA). Ésta corresponden a las “pilas” o gráficos que se encuentran en la mayoría de los productos y que te informan el porcentaje de cada nutriente que ingerirás con una porción de dicho alimento.

Esta herramienta busca entregar información complementaria al consumidor, en base a una dieta promedio, y es una iniciativa voluntaria impulsada por la industria de alimentos en diferentes países del mundo.


¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE UNA DIETA BALANCEADA?

La correcta alimentación es fundamental para toda persona. Es el punto de partida para mantener un estilo de vida saludable, el cual se debe complementar con una vida activa.

Una dieta desbalanceada puede originar problemas de sobrepeso o de desarrollo corporal en los niños. Por eso, es fundamental comer de manera equilibrada, combinando todos los alimentos, y practicar actividad física de manera periódica.


NUESTRAS PROPUESTAS

Como industria de alimentos hemos planteado, en diferentes ocasiones, distintas propuestas para trabajar en conjunto con las autoridades por una mejor alimentación. Las cinco principales medidas entregadas son:

1

Establecer límites de nutrientes por porciones y no por 100 grs. o miligramos. Midamos lo que comemos y tomamos.

2

Definir las porciones de los productos en el desarrollo de alimentos con criterios nutricionales.

3

Implementar un plan de reducción de nutrientes que involucre el trabajo de la industria y las autoridades.

4

Utilizar elementos positivos de información nutricional que ayuden al consumidor a discriminar positivamente entre productos.

5

Ejecutar campañas de educación nutricional con mirada de largo plazo, coordinando mensajes y planes entre los diferentes actores de los sectores público y privado.

PREGUNTAS HABITUALES

NUESTRA VISIÓN


La industria de alimentos y bebidas comparte el objetivo de la ley de Etiquetado de Alimentos y su publicidad, en cuanto es una iniciativa que busca aportar en la solución de los problemas de obesidad que enfrenta, no sólo nuestro país, sino que un número importante de naciones a nivel mundial.

A pesar de lo anterior, ha quedado en evidencia que el diseño técnico del reglamento que acompaña a esta ley es deficiente y su aplicación en este contexto deja de ser funcional al objetivo de aportar información valiosa al consumidor a la hora de elegir qué comer. Definir los límites que etiquetan a un alimento “alto en” para medir los niveles de nutrientes cada 100 gramos o mililitros y no por la porción que efectivamente se consume, no abordar el 70% de la dieta de los chilenos, dar una falsa sensación de seguridad, pudiendo llevar a excesos o utilizar un símbolo que genera una alerta excesiva más que informar, son ejemplos de algunos aspectos a perfeccionar en el Reglamento.

Por eso, queremos aportar a una correcta interpretación de esta ley con el fin de que los consumidores puedan elegir libre e informadamente qué comer. La clave de una buena alimentación consiste en mantener una dieta balanceada, comer las porciones adecuadas y conocer las características nutricionales de cada alimento. Todos queremos llevar un estilo de vida saludable.