“Preparando erróneamente un Ultra Trail???
En Junio de este año aun sin completar los 60 Km de Torrencial Valdivia ya había decidido participar de los 70 KM de #CorralcoChallenge, desechando así el cierre de mi calendario anual la opción de correr maratón de Costa del Pacifico.
Comencé a buscar información en una página española www.carreraspormontaña.com, tipos de entrenamientos, alimentación y tiempos para preparar mis carreras, considerando que desde 2014 no corría una ultra distancia y era empezar de cero, encontré varios tips que fui flojamente poniendo en práctica un par de veces entre mis entrenamientos.
Pese a la poca preparación de cerro para Torrencial Valdivia decidí completar la carrera dentro de las 10 horas necesarias para lograr adjudicarme los 4 puntos ITRA que esta carrera entregaba, agradezco que mi grupo #fullrunners estuviera entrenando para la carrera de Scotiabank ya que los reiterados entrenamientos desde Lo Curro a Cerro San Cristóbal me ayudaron a terminar en 09:51:54 los 60 Km cumpliendo vagamente lo propuesto.

“La fiebre del Trail Running???
Al poco tiempo de terminado el descanso y tras el agotamiento que me deja Torrencial decido bajar la distancia en Corralco y acompañar a mi señora en los que serán sus primeros 32 Km en cerro, decisión que se ve afectada tras asistir a apoyar a los corredores de las distintas distancias del Endurance Challenge.
Basta tan solo un rato de mirar la llegada de los corredores en la meta para revolucionar el cerebro, empiezan a desaparecer las inquietudes o dudas acerca de nuestra capacidad para recorrer una enorme cantidad de kilómetros, y me empiezo a identificar con ellos hasta el punto que quiero ser uno de ellos, llegando de las 100 millas después de más de 26 horas, siendo finisher de los 80 km ganándole a los tiempos de corte o terminar los 50 km entre los Top Ten.
Y es justamente aquí cuando las ansias nos hacen tomar importantes decisiones que cambiaran nuestro futuro deportivo.

¿Puedo correr 70 Km?
Después de terminar agotado en los 21 Km de Maratón Internacional de Viña del Mar, por lejos de los tiempos que tenía proyectado, es que decido dar un vuelco a mis entrenamientos. Quiero lograr mi mejor marca personal en los 21 Km, carrera seleccionada “Costa del Pacifico??? ya que un amigo me menciono que en esta lo había logrado. Comienzo un fuerte entrenamiento de velocidad, me vuelvo loco recorriendo kilómetros, trato de mantener ritmos y comienzo a realizar intervalos rapidísimos en pista. En un par de semanas me sentía mucho más rápido y ágil, pero me doy cuenta que físicamente me sentía agotado. Y al determinar realizar la travesía, a menos de un mes me cuestiono… ¿esto me servirá para afrontar una larga distancia en cerro?
Y realmente no lo sabía, así que improvise, fui al Carbón para recordarle a mi cuerpo lo que era subir un cerro, abuse del cerrito San Cristóbal buscando el ritmo los fines de semana, alcance a realizar prueba de alimentación para la carrera en un paseo hasta Saltos de Apoquindo. La compañía de mi señora en esta fase de los entrenamientos ayudo con las ansias de querer hacer mucho en poco tiempo.
Y la duda era… ¿estaba preparado?

“Llevando el amateurismo hacia los volcanes???
El día viernes al llegar al hotel ya se apreciaba el escenario donde se desarrollaría al día siguiente la carrera, en la mañana un pequeño reconocimiento de terreno estirando las piernas hasta la hermosa “Araucaria Milenaria??? a pocos minutos del hotel y en la tarde retiro de kit y ansioso memorizo cada palabra de la charla técnica para la distancia.
Pasado las 5:30 hrs del sábado 12/11 ya me encuentro en el “zorro con botas??? lugar de largada y meta, ya comenzaba a amanecer pero hacia frio así que me obligaba a usar mi cortaviento y guantes, reconozco un par de caras y las saludo y provecho de revisar y acomodar por última vez mi equipo. Una vez encajonados nos anotamos por seguridad con la productora y comienza el conteo… 3. 2. 1. Largamos!!!!
Siempre parto bastante atrás y esta no fue la excepción, tras un par de minutos corriendo en bajada ya diviso volando y muy lejos a los líderes, pasando por el hotel veo a mi señora en la ventana de la habitación dándome gritos de apoyo, así que inspirado por ella logro apurar un poco el ritmo.
Nos adentramos a los maravillosos bosques de araucarias para abordar el ascenso hasta La Sierra Colorada, pasamos por el primer Punto de abastecimiento y es un descanso a las piernas, se siente el frio mientras avanzamos por la sierra pero con la subida alcanzo a calentar el cuerpo, el volcán Lonquimay luce majestuoso desde este punto. Cruzando la sierra volamos en la bajada hacia el siguiente punto de abastecimiento en el km 11 aproximado, parada ideal para guardar el cortaviento y la linterna frontal.
Desde este punto comienza para mí el tramo más técnico y difícil pasando por rastros volcánicos y muchas piedras, el uso de zapatillas rígidas ayuda bastante en este sector.
Llegar al punto de abastecimiento en el Km 22 es lo máximo, bajada de arena entre los imponentes volcanes Tolhuaca y Lonquimay, es maravilloso parar un par de minutos antes de llegar al punto para apreciar la belleza del lugar en 360°.

“Tecnología Versus Cerebro???
Con dos horas de ruta y casi 15 kms recorridos me doy cuenta la baja de batería de mi reloj, con los tiempos puestos por mi nutricionista y mi obediencia alimenticia prefiero no visualizar los avances y no correr el riesgo de quedarme sin batería durante la carrera. No sería problema, acostumbraba a correr a sensaciones.
Saliendo del punto del km 22 nos informan que a 10 km nos encontraríamos con el siguiente y será la gran mayoría bajada, esto me anima y comienzo a bajar rápido por el camino vehicular hasta adentrarnos al sendero del mirador Tolhuaca, ya pasados varios minutos en el sendero comienza a notarse el cansancio físico y pesan las subidas por leves que sean, tras largo avance en solitario por la ruta pierdo el sentido del tiempo, son eternos los minutos para llegar al siguiente punto, mi cuerpo se fatiga, me cuesta mantener el ritmo y solo pienso en caminar. En ese preciso momento mi cerebro bota la carrera, ¡¡¡Aun no llego al km 32!!! ¿Cómo podía estar tan fatigado si no llevaba siquiera la mitad de la carrera? Animo a mi cuerpo y me doy aliento para avanzar al menos hasta el km 46, ahí sería fácil para la productora trasladarme de vuelta. Al llegar al punto de abastecimiento nada había cambiado, estaba derrotado. Cuando pregunto en que kilometraje estamos me informan que en el km 42, necesite preguntar de nuevo ¿En que kilometraje estamos? En el KM 42!!!
Sonreí, llene mi botella, revise que los punteros me llevaban casi 2 horas de ventaja, me despido de los muchachos y trato de apurar mi ritmo para llegar al próximo punto en el Km 46.

“Bendito San Cristobal???
Instalado en el Km 46 reconozco mi Dropbag y me dispongo a realizar todo con calma, me alimento, recargo mi alimento a la mochila, cargo de agua la bolsa de hidratación, lleno mi botella con isotónica, me cambio la polera mojada y por fin me pongo la polera de mi team “Full Runners??? y aprovecho de dejar el peso adicional. Un cambio de zapatillas más blandas hubiera sido bastante beneficioso en este punto.
Al mirar el camino vehicular me recuerda las reiteradas subidas al cerro San Cristóbal y me motivo a avanzar rápido, trato de mantener ritmos suaves en las subidas y acelerar en las bajadas, funcionando muy bien. Solo faltan unos cuantos kms de subida y viene la bajada tan esperada para llegar a la meta. Saliendo del siguiente punto me sigue en ritmo un corredor que venía caminando y así juntos, conversando vamos avanzando más rápido de lo esperado.
Las subidas se hacen muy duras para el cuerpo cansado y se transforma en una caminata hasta el punto más alto, antes de llegar pasamos al último punto de hidratación y solo nos queda la bajada, comienzo marcando ritmo y mi compañero me abandona e insiste en que siga avanzando, nuevamente recuerdo los ritmos ganados en el cerro San Cristóbal y no me dejo llevar por la bajada, aún quedan casi 8 kms bajando con un terrible viento en la ruta. La visual al cráter Navidad es digna de detenerse y apreciar por unos minutos.
Ya se divisan las telesillas cuando nos hacen ingresar a las faldas del volcán, camino de arena, blando, que rico ritmo se logra en esta bajada, se va viendo la cafetería a lo lejos y cada vez corro más rápido. Hasta que por fin veo gente que espera por sus amigos un poco más arriba de la meta, esos aplausos me animan aún más, llegando logro divisar a mi señora y llena mi corazón de alegría, mi llegada fue sencilla, lejos de los punteros, cuando ya se cubría de nubes el sector, nuevamente le gane a la ruta y me demostré que podía terminar, Soy Finisher.
#fullrunners #frtrail

captura-de-pantalla-2016-11-24-a-las-15-09-45